Skip to main content

La lucha contra el envejecimiento ofrece enormes beneficios para la industria cosmética. Cremas, sueros, suplementos y medicamentos, de los cuales el Botox es el rey, prometen eliminar las arrugas. Pero también hay algunos trucos naturales menos costosos que pueden refrescar tu rostro y darte una piel más joven. Aquí hay siete remedios caseros que, si se usan regularmente, pueden minimizar esas molestas líneas de expresión.

1. Rutina diaria

Es muy importante tener una rutina antes de usar cualquier mascarilla o remedio. Esto incluye limpiar la piel, hidratarla y protegerla del sol. Para ello, se recomienda utilizar productos que sean adecuados para tu tipo de piel. Asimismo, mantener un estilo de vida saludable puede ser beneficioso, incluyendo el consumo de alimentos ricos en vitaminas C, E, colágeno y antioxidantes. Las frutas, verduras y carnes magras son los mejores proveedores de estos nutrientes.

2. Aloe vera

La planta de aloe vera tiene varias propiedades medicinales: ayuda en la cicatrización de heridas, quita manchas e hidrata, además de combatir las arrugas. Sus cristales o pulpa se pueden utilizar directamente. Para ello hay que lavar, pelar y licuar el vaso. Aplicar por la noche antes de acostarse y retirar por la mañana. Otra opción es mezclarlo con aceite de oliva y yemas de huevo a modo de mascarilla y dejar reposar unos 30 minutos.

3. Aguacate

La grasa del aguacate es saludable y alta en omega 3, que no solo es deliciosa, sino que también nutre y repara la piel cuando se aplica en la cara. Para hacer una mascarilla antiarrugas, triture la pulpa y agregue las claras de huevo. Aplicar con brocha sobre escote, cuello y rostro y dejar actuar unos 25 minutos. Enjuague con agua fría. Recomendado para ser utilizado dos veces por semana.

4. Miel

Los efectos restauradores de los pepinos cuando se colocan en los ojos son bien conocidos. Uno de los beneficios de la miel pura de abeja es su capacidad para reducir las arrugas. Este dulce producto natural contiene enzimas y ácidos que protegen las células de los radicales libres. Para aprovechar sus beneficios, aplica la miel directamente sobre la piel como si fuera una mascarilla. Hacerlo dos veces por semana más o menos le dará suavidad y elasticidad.

5. Pepino

Es muy conocido el efecto reparador que ejerce el pepino cuando se coloca sobre los ojos. LaLos efectos restauradores de los pepinos cuando se colocan en los ojos son bien conocidos. Las bolsas y las ojeras se reducen considerablemente. Lo que mucha gente no sabe es que tiene propiedades rejuvenecedoras. Es un potente hidratante que frena la caída de la elastina y del ácido hialurónico, que se normalizan con el tiempo. Para aprovecharlo, mezcle los pepinos y forme una pasta. Póngalo en la cara y el cuello durante 30 minutos cada dos días.

6. Huevos

La proteína contenida en los huevos, especialmente la proteína, tiene un efecto rejuvenecedor milagroso. Es por eso que este ingrediente suele ser un complemento ideal cuando se hacen mascarillas faciales naturales con otros productos. Batir las claras y aplicarlo solo sobre la piel es igual de beneficioso: cierra los poros, aporta tersura y elimina las líneas de expresión.

7. Aceite de rosa mosqueta

En las tiendas naturistas y droguerías se pueden comprar aceites de arbustos silvestres que son aliados de la piel. Esta es la rosa mosqueta. Está científicamente probado que estimula la producción natural de colágeno, que es una de las razones de una piel hermosa y joven. Aplicar el aceite antes de acostarse puede suavizar su expresión, y en unos pocos meses notará que su rostro luce nuevo.

Leave a Reply